Existen muchos tipos de estufas de pellets: murales, de pasillo, de rincón, de exterior, redondas, incluso insertables o encastrables.

Pero con respecto al funcionamiento encontramos tres tipos principalmente:

Estufas de aire forzado

Las hay a partir de 4 kW y básicamente son un sistema de encendido y apagado electrónico y programable, donde un ventilador expulsa al exterior al aire caliente que las paredes del cuerpo intercambian con la llama.

Suelen tener además varias potencias de llama y de ventilador.

Son ideales para espacios amplios como un local o un salón que no tengan mucha distribución de habitaciones.

Estufas de pellets canalizables

Diseñadas principalmente para repartir el aire caliente que emite la estufa de pellets a distintas estancias a través de diferentes conductos especiales.

Funcionan igual que las anteriores, con el añadido de que pueden expulsar todo el aire caliente por el frontal de la máquina, o derivarlo a cualquiera de las tomas que se pueden conectar a diferentes habitaciones.

Son ideales para viviendas con varias habitaciones o plantas.

Termoestufas o hidroestufas de pellets

Son capaces de calentar agua y llevarla hasta un circuito de radiadores o de suelo radiante.

Se puede conectar en paralelo con una caldera de gas o gasóleo lo que ayudará a reducir la factura energética.

Son como pequeñas calderas y algunas llegan a superar los 25 kW.

Llevan sistemas de seguridad por sobre-temperatura, sobre-presión, bombas circuladoras, vaso de expansión, sondas de temperatura, encendido electrónico y programador.

Una vez que ya conoces los tres tipos de estufas, ¿sabes ya cuál sería la idea para tu vivienda?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Industrias Monalma